Los expertos piden prudencia y advierten: las celebraciones de Navidad son la puerta a la tercera ola