Simón teme que tengamos repuntes como Francia, Italia y Alemania con la Semana Santa a las puertas