Broche final a la frenética campaña electoral en Madrid, marcada por la agresividad y la polarización ideológica