El Gobierno, dispuesto a ceder en el toque de queda a las ocho, se resiste al confinamiento