La inhabilitación de Torra dinamita los ánimos independentistas y la tensión se traslada a las calles