La célula del 17A montó una fábrica del explosivo conocido como la 'madre de satán' en Alcanar