Sherezade, una niña en la UCI con solo 14 años, demuestra que el coronavirus no sabe de edad