Los científicos no encuentran datos que indiquen que la erupción del volcán de La Palma vaya a terminar