Zaragoza se prepara para la crecida del Ebro que ha llegado ya a picos de 8 metros