La nueva colada del volcán de La Palma se bifurca en varios cauces que avanzan a gran velocidad