Pau, de 13 años, con su violonchelo, logra con un concierto que su padre reaccione y desconecten su respirador