Emoción en una residencia de mayores en Vizcaya, tras la segunda dosis: han aguantado sin un solo contagio