El Rey califica a los sanitarios como el corazón de un país al que pide concordia, valor y esperanza