El Rey no designa a ningún candidato y España se enfrenta a nuevas elecciones