El aumento de la sismicidad a profundidades superiores augura terremotos en La Palma de intensidad V-VI