Urkullu no descarta decretar el toque de queda para controlar la propagación del virus: "¿Qué nos está sucediendo?"