En la zona cero del volcán de La Palma: pueblos fantasma cubiertos de ceniza y casas engullidas por la lava