Santander, la vida vista desde las ventanas de un bloque al que los vecinos llevan la comida