El afecto de los sanitarios, una ‘medicina’ fundamental para los pacientes de coronavirus