Arantxa Sánchez-Vicario se enfrenta a una posible pena de prisión de cuatro años