La boda en el Casino de Madrid, a lo loco y sin mascarillas