La casualidad hizo que a Tomás Gimeno no le sorprendieran lastrando los cuerpos de Olivia y Anna al fondo del mar