Madrid privatiza las labores de rastreo del COVID-19 tras una semana buscando voluntarios