Los científicos controlan sin parar el volcán de La Palma para saber cuándo terminará la erupción