Los científicos creen que la lava ha entrado en contacto con un acuífero provocando rugidos y humo blanco