Las colas del hambre del coronavirus en Madrid: las redes vecinales, la vía de escape