"Prohibido darse la mano", la advertencia del MWC para evitar más fugas de empresas como Amazon