La DANA causa lluvias torrenciales e inundaciones que castigan especialmente al centro y este peninsular