Dar la mano, un riesgo frente al coronavirus: desde recibir la paz en la iglesia hasta pedir un autógrafo