Bernardo Montoya, el detenido por la muerte de Laura Luelmo, se niega a colaborar con la policía