Eugenio, el asesino confeso de Manuela Chavero, era "alérgico a las mujeres" pero "se obsesionaba" con ellas