Feministas esperan que el TSJM concilie el derecho a manifestación con las garantías sanitarias propuestas en el 8M