Maniquíes sentados en las terrazas, el último SOS de los hosteleros