El infierno de Aleixandra con la anorexia: su grito desesperado por más recursos contra la enfermedad