Lorena, la mujer asesinada en Gijón, tenía miedo de su expareja pero no lo denunció