La mujer acusada de decapitar a su pareja presuntamente hirvió la cabeza para que no oliera