Solo el 0,4% de los niños y niñas recurrirían a su profesor en caso de sufrir maltrato