Parricidas con problemas psiquiátricos a las que no quitaron la custodia: de Godella a Girona