Unos 200 pasajeros, atrapados más de seis horas en un avión en Praga con destino Madrid