La población española crece a niveles de 2013: tiene una media de 43 años, está envejecida y repunta por la inmigración