La dirección de la residencia Los Nogales conocía el maltrato a los ancianos a través de decenas de cartas