La policía cree que los agresores del joven de 20 años agredido en Malasaña no son parte de una banda organizada