Rutina de sueño, dieta sana y desconexión del móvil, claves para adaptarnos al cambio de hora