El temor a una tercera ola hace peligrar las celebraciones de Navidad