La mitad de las urgencias atendidas en los hospitales madrileños se deben a fracturas por caídas en la nieve