Los terroristas de Barcelona y Cambrils compraron material para explosivos afirmando que se iba a usar para blanquear ropa