Los científicos podrían haber conseguido una vacuna efectiva contra la VIH