La ciencia tiene un plan B: las técnicas actuales pueden adaptar las vacunas a la nueva cepa del covid19