El ganador indiscutible de este primer ‘Juegos sin fronteras’ es Alemania