¡A bastonazos! Acampados y residentes luchan por conseguir la mejor habitación y un cheque para comida